Es sometido a rigurosos controles durante su fabricación, esto garantiza que llegue a la obra con la calidad deseada.

Excelente capacidad a la compresión.

Es más ligero que otros materiales de relleno.

No se ve afectado por las condiciones meteorológicas.

Conserva sus propiedades físicas con el paso del tiempo.

Resistencia a los ciclos de congelamiento/descongelamiento y a la putrefacción.

No es alimento de animales, no genera hongos ni bacterias.

Biologicamente inocuo; no contamina las aguas subterráneas, ni contiene agentes de expansión (CFC) dañinos para la capa de ozono.

Es fácil de transportar y maniobrar.

Se puede cortar y formar en el lugar.

Mínima absorción de humedad por su estructura celular cerrada.

Buen comportamiento bajo carga permanente estática y dinámica.